Diplomado en Psicología Educacional 2018

Diplomado en Psicología Educacional 2018

Ficha Diplomado en Psicología Educacional 2018

Postulaciones

Hasta el 31 de mayo 2018

Duración

Total: 120 Horas cronológicas / Presenciales: 88 horas cronológicas

Contacto

Juan Pablo Álvarez
juan.alvarez@pucv.cl

DIRECTORA
Mg. María Julia Baltar De Andrade

DESCRIPCIÓN
La psicología educacional en las últimas décadas se ha transformado en un campo cada vez más demandado, el cual ya tiene al menos 50 años de presencia en Chile (Baltar & Carrasco, 2013). En este sentido, la psicología educacional se ha posicionado como un campo diferenciado, de naturaleza distinta (Cornejo, 2007), erigiéndose como aquella rama de la psicología que, por una parte, describe, comprende y explica los procesos de enseñanza y aprendizaje propios de la educación mientras que, por otro lado, se encarga de desarrollar enfoques educativos alternativos para mejorar estos procesos (Coll, Marchesi y Palacios, 1990).

Sin embargo, tal como señalan González, González y Vicencio (2014), no existiría una definición clara sobre el lugar (rol) de la psicología educacional en la actualidad, sino más bien existirían diferentes roles en contextos y escenarios múltiples. Así, en términos de los campos de acción de la psicología educacional podemos en general encontrar ámbitos personales, familiares, organizacionales, institucionales, socio-comunitarios y educativos del espacio educativo (Campos, 1995; Selvini & Cirillo, 1997).

La diversidad de ámbitos de trabajo para la psicología educacional, abren a su vez una gran heterogeneidad de funciones las cuales podrían sintetizarse en procesos de integración o inclusión; mejoramiento de la convivencia; orientación y funciones pedagógico-curriculares, las cuales incluyen todas las acciones dirigidas a mejorar el acto educativo (García Costa, Carrasco Sanhueza, Mendoza Barra, & Pérez Villalobos, 2012).

A pesar de lo anterior, realizando una revisión histórica sobre el rol de la psicología educacional, diversos autores han discutido críticamente cómo esta se ha dedicado mayormente al tratamiento de individuos (Baltar, 2003; Farrel, 2006; Gaitas y Morgado, 2010; Ossa 2011), cuestionando el origen sociohistórico de las prácticas con orientación escolar más que educacional (Baltar y Carrasco, 2013). Autores como Bahía Bock (2003) en esta misma línea, realizan un profundo análisis sobre la relación que se ha construido entre la Psicología y la Educación, analizando las implicancias que estas prácticas tienen y bajo qué intereses operan. La autora concluye que la Psicología ha puesto sus conocimientos al servicio de prácticas de carácter individualizantes y estigmatizadoras, que terminan por encubrir la función de reproducción social de la escuela como institución social. Una muestra de estas prácticas alude a las demandas que psicólogos y psicólogas educacionales reciben en las escuelas como por ejemplo intervenciones con estudiantes, bajo fines de diagnóstico y tratamiento psicológico; intervenciones en situaciones atípicas; problemas de rendimiento, entre otras (Selvini & Cirillo en García Costa et al, 2012).

Meira (2003) señala que el sentido de la presencia de la psicología en la educación y en sus agencias debería orientarse a favorecer:
… el encuentro entre los sujetos con la educación, y la finalidad central de su trabajo debería tender a apoyar la construcción de un proceso educacional que sea capaz de socializar el conocimiento históricamente acumulado y a ayudar en la formación ética y política de los sujetos…. romper las barreras que se interponen entre los sujetos y el conocimiento, y a formar ciudadanos por medio de la construcción de prácticas educativas que favorezcan procesos de humanización y de reapropiación de la capacidad de pensamiento crítico. (pp. 1-2)

Para ello la psicología educacional debe interactuar y transformarse en una serte de puente entre la psicología y la pedagogía, extrayendo de la primera su particular mirada, sus preocupaciones y métodos; mientras que desde la pedagogía sus problemática, variables y factores relacionados con su objeto de estudio (Baltar, 2005). Por ende, la psicología educacional no es requerida para resolver problemas, sino para facilitar la co-construcción de intervenciones desde la cual aportar la mirada psicológica (Banz Liendo, 2002).

De esta forma, el desarrollo de la psicología educacional hoy demanda de profesionales que conozcan y comprendan la cultura escolar, a la vez que estén informados respecto de las políticas y normativas del sistema educacional, para que desde ese lugar logren constituirse como protagonistas críticas en la detección de las tensiones que se generan en el sistema en vinculación con los lineamientos políticos y estratégicos de la educación.

En otras palabras, el aporte esencial de la psicología a la educación pasa necesariamente por apoyar a las agencias educativas en relación con la superación de los obstáculos individuales, sociales y culturales que dificultan y, en algunos casos, impiden una relación significativa y profunda de los sujetos con el conocimiento a través de la apropiación de la cultura como proceso humanizador (Meira, 2003).

El Diplomado en Psicología Educacional PUCV tiene por objetivo facilitar el desarrollo de competencias prácticas y profesionales que desde la psicología contribuyan a actuar a través de estrategias de colaboración en los fenómenos educativos desde perspectivas críticas y propositivas. Está dirigido a psicólogos/as, docentes, trabajadores/as sociales, orientadores u otras carreras afines que cuenten con experiencia práctica en contextos educativos.

OBJETIVO GENERAL DEL PROGRAMA

Facilitar el desarrollo de competencias prácticas y profesionales que desde la psicología contribuyan a actuar a través de estrategias de colaboración, en los fenómenos educativos desde perspectivas críticas y propositivas.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  • Analizar críticamente los ámbitos de acción de la Psicología en contextos educativos.
  •  Integrar desde las teorías psicosocioeducativas, las diversas perspectivas para el análisis del fenómeno educativo en Chile.
  • Facilitar el desarrollo de competencias vinculadas con la planeación con sustento teórico, rigurosidad metodológica y congruencia epistemológica, de planes de acción orientados al mejoramiento escolar.

 

Atrás     Subir