Ex alumnos de Escuela de Psicología celebran 30 años

Ex alumnos, profesores y funcionarios se dieron cita en las dependencias del Club Alemán de Valparaíso para celebrar los 30 años de la Escuela de Psicología de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, el pasado 31 de mayo.

La actividad fue organizada por una comisión de la Unidad Académica, en colaboración con ex alumno/as de varias generaciones, quienes se preocuparon de preparar los detalles para recibir a más de 150 personas que llegaron -incluso desde otras regiones- hasta la fiesta.

Durante la bienvenida, Paula Ascorra, directora de la Escuela, destacó los hitos que tendrán lugar en este año de celebración “Inauguraremos un nuevo edificio de 1100 mts2, que cumple el sueño de aunar nuestro quehacer en un solo lugar físico. Además de lo anterior, nos hemos dado la tarea de hacer un libro que recoja – no la historia lineal de los hechos, los personajes y los hitos relevantes de la escuela-; sino que la historia de las ideas”, señaló.

En esta línea, enfatizó en las características de esta trayectoria “En este caminar hemos ido construyendo conocimientos y práctica reflexiva  y, considero que hemos alcanzado una identidad caracterizada por el compromiso social y ético”.

La cena, que dio paso a una fiesta, congregó a egresado/as de todas las generaciones, convirtiéndose en el primer encuentro masivo de ex alumnos que organiza la unidad académica. Además, participaron profesores y funcionario/as que trabajaron en los inicios de la Escuela.

Claudia Berríos, egresada de la promoción 1996, que además colaboró con la organización del evento, valoró la instancia y comentó “creo que se cumplió con el objetivo de la jornada. Se logró generar un ambiente de encuentro donde pasamos por diferentes emociones: nos reímos, nos reencontramos. Tuvimos la oportunidad de vernos, no solo con los compañeros de generación, sino que también de compartir con los profesores antiguos y actuales”.

Además, agregó: “yo creo que la cena habla mucho de lo que la escuela quiere generar a partir de estos espacios. Una escuela viva: no sólo un centro de generación de conocimiento, sino que busca fortalecer esos vínculos con quienes hemos pasado por sus aulas, que de alguna manera también aportan al desarrollo de la Escuela, reconociendo su historia y dándole una mística a las futuras generaciones que la integren”.

La actividad contó con la cooperación de la Red Alumni PUCV, cuya misión es promover políticas y estrategias que fomenten la relación con sus egresados, y facilitar acciones que permitan generar un vínculo de colaboración de los egresados con la PUCV y entre ellos.

Otras actividades de carácter recreativo y académico se estarán anunciando durante los próximos meses, cuyo objetivo será reunir a la comunidad y recordar la trayectoria de estos 30 años. Más información en www.psiucv.cl