Admisión justa o inclusión justa

Publicado el 21/01/2019

Centro Eduinclusiva

SEÑOR DIRECTOR
Primero conocimos el proyecto de ley -llamado Aula Segura- que fortalecía las facultades de los directores para expulsar a estudiantes; y ahora, estamos en plena discusión de una nueva iniciativa del Ejecutivo, que les da más discreción a los sostenedores para excluir a los estudiantes que consideren indeseables. Expulsar y excluir, es decir, proscribir de la escuela -como se dice- a las “manzanas podridas”: primero, al considerado como violentista, y ahora, al que no tiene méritos académicos.

Lo que estamos viendo hoy es que, tristemente, la fe en la ficción del mérito individual y el credo de la ideología del esfuerzo suplantan a la pedagogía de la motivación, al aprendizaje de y desde las diferencias, a las aulas inclusivas y a la didáctica de la cooperación, la colaboración y el aprender juntos, los unos de los otros.

Con este nuevo proyecto de ley se borra de plano el ideal democrático de una escuela justa que protege a todos sus niños, garantizándoles trayectorias escolares que los tratarán como iguales, antes que segregándolos en el club de los mejores y en la segunda división de los peores.

Un mundo en el que la buena educación es solo para los vencedores y los favoritos, una sociedad que fortalece más y más las diferencias de la cuna, o un país que se da reglas que solo incentivarán la competencia como factor de calidad educativa, es uno que está hipotecando el fortalecimiento democrático de su vida colectiva-comunitaria.
No necesitamos más competencia, sino más democracia en las escuelas y liceos. Inclusión justa, antes que admisión segregadora.

Jaime Retamal S.
Académico Usach
Verónica López
Directora Centro de Investigación para la Educación Inclusiva

VER CARTA AL DIRECTOR EN LA TERCERA DIGITAL

Atrás     Subir